Es difícil explicar con palabras la conexión que puede existir entre SuperVivientes.

 

Vivimos en ciudades diferentes. Tenemos profesiones diferentes. Gustos diferentes. Nunca antes nos habíamos “topado” en el camino. Sin embargo, la primera vez que hablé con Gaby Campo me pareció como si nos conociéramos desde siempre. Hicimos click al instante.

 

Hoy puedo asegurar que entre SuperVivientes hay conexiones que son fuertes; conexiones que son misteriosas. Hay tanto en común qué compartir (¡como por ejemplo, el que ni a Gaby ni a mi nos gustaran las pelucas!). Hay muchas otras experiencias vividas que no requieren de palabras, pues con una mirada se comprenden, con una sonrisa se sanan. Así me pasó con Gaby.

 

Gaby fue diagnosticada con cáncer de mama hace aproximadamente tres años. Ella es arquitecta de profesión, ¡e inquieta de nacimiento! Trabajar en despachos de arquitectos renombrados le hacía sentir que “algo le faltaba y algo le sobraba”. Su pasión por crear con sus propias manos la llevó a estudiar joyería, combinando el tejido, los hilos, estambres, metal…Creaciones con color y textura que hablan por si solas del amor y pasión de Gaby por la vida.

 

“Cuando me pongo tu collar me pongo de buen humor”, le dijo una clienta a Gaby. ¡No podría ser de otra manera! No sólo porque las joyas que hace Gaby son increíbles en belleza, sino porque en cada creación Gaby pone su corazón entero.

 

Hoy concluyo que Gaby no “crea” sólo joyería. Gaby crea una vida “súper-vivida”, gracias al amor que pone en cada puntada, en cada amarre que hace…Puntadas y amarres no solamente con hilos, estambre y metal. Puntadas y amarres con corazones y con personas reales.

 

Ha sido un gran regalo conocerla. Y quiero que ustedes también lo hagan…

 

 

  1. Gaby, ¿ Qué significa para ti haber vivido la experiencia del cáncer?

Fue un torbellino, una sacudida y a la vez una llamada de atención para re direccionar mi vida. Tenía miedo, pánico, tristeza.

Pasado este periodo tomé cartas en el asunto y decidí disfrutar la vida y llevármela día con día. Hubo momentos difíciles pero también muchos curiosamente divertidos. Por increíble que pareciera yo era mucho más feliz en medio de todo esto que en muchos años anteriores. Siempre me sentí muy agradecida y afortunada de tener un seguro que cubriera todos mis gastos médicos, de tener una familia solidaria que me apuntaló en todo el proceso, de grandes amigos que me acompañaron, de médicos sumamente capaces y empáticos, todo esto suavizó el camino.

 

  1. ¿Cómo era tu vida a la hora de que te diagnosticaron cáncer? En términos de salud, estrés, alimentación, ejercicio, emoción.

Mi alimentación no era la mejor, no hacía ejercicio con regularidad pero sobre todo mi vida era MUY infeliz.

En el lapso de un año me separé, me cambié de casa, me operaron 3 veces, me divorcié, me diagnosticaron cáncer de mama y empecé el tratamiento. Toqué fondo y me di cuenta de que me había olvidado de mí por querer rescatar a los demás. Tuve que hacer un alto y re plantear TODO.

 

  1. ¿Qué cambios has hecho desde que supiste tu diagnóstico?

Hice cambios en mi alimentación, dejé de tomar refrescos light, de comer azúcar refinada, comida procesada etc. Busqué la ayuda de una nutrióloga y empecé a hacer ejercicio diariamente.

Pero en mi caso el punto central fue que me dediqué a sanar mi alma, fui a terapia 2 años y medio, empecé a meditar, trabajé el perdón, dejé todo lo que no me servía atrás y me enfoqué en ser feliz, algo que hacia mucho había olvidado.

 

  1. ¿Alguien más a tu alrededor se ha sumado a tus cambios? ¿Cómo lo han tomado?

Varias personas a mi alrededor han pasado o están pasando por un cáncer, yo solo he pasado la información tan oportuna y atinada que llegó a mí, pero esto permite hacer una cadena que se va enriqueciendo y cargando cada vez de mas información.

 

  1. ¿Qué camino recorriste para estar hoy saludable? ¿Tuviste alguna actividad que te ayudó durante los tratamientos?

Han habido una gran cantidad de cosas. Quimioterapia, radiación, homeopatía, máquina Indigo, ejercicio, alimentación, meditaciones, yoga, acupuntura. Sigo en este recorrido y en la búsqueda de todo lo que me haga estar mas saludable cada día.

Hacer mis creaciones de joyería fue un trabajo más físico que a veces no podía hacer durante el tratamiento; sin embargo, el tejido me acompañó en todo el proceso. Tejía durante las quimios y así se me pasaban las horas sin estar al pendiente de todos los medicamentos que me administraban.  Tejer me hacía centrar mi atención en otra cosa, me despejaba, me relajaba y ponía mi mente en otro lado.  Cuando me sentía mas fuerte entonces trabajaba el metal.  Crear con las manos es y ha sido lo que me apasiona en la vida y tengo la fortuna de poder vivir de esto. *Puedes ver  al final de la entrevista fotos de los diseños de Gaby!

 

Mi página es www.gabrielacampob.com

Instagram y Facebook @gabrielacampob

Tengo 2 tiendas que comparto con otras talentosas mujeres:

– Diseño 5.  Planta Alta Mercado del Carmen.  Amargura #5, San Angel

– Carbono.  Local 13, Pasaje Polanco

  • Próximamente tienda en Etsy!

 

  1. ¿Haces algún tratamiento alternativo? ¿Cómo lo decidiste? ¿Cuáles son?

Afortunadamente tuve a mucha gente cerca que me compartió mucha información. Lo que me latía lo probaba, si me sentaba bien le seguía si no probaba algo mas.

Tomo todas las mañanas 1 onza de wheat grass en un licuado verde y agua tibia con limón y bicarbonato. Llevo una dieta alta en proteínas que incluye todos los grupos de alimentos en cada comida, como 5 veces al día, tomo mucho agua y duermo 8 o 9 horas. Trato de llevar una vida sana pero sin obsesionarme, por alguna razón pienso que si soy feliz y disfruto la vida ya llevo mucho de gane.

 

  1. ¿Qué haces hoy para SúperVivir?

Disfrutar todos los días a mi familia, amigos y todas las experiencias que traiga el día. REIR, REIR, REIR para mí es lo mejor de esta vida! La risa cura el alma. Como comenté, me dedico a la joyería, mi hobby y mi quehacer son la misma cosa, no tengo horarios, días de trabajo, calendarios, tengo la fortuna de hacer todos los días lo que mas me gusta.

 

  1. ¿Recuerdas algo chistoso o fuera de lo común que te haya pasado durante este camino de SuperVivencia? ¿Me lo platicas?

A mí me generaba mucha ansiedad el asunto de la pérdida del cabello, no por una cuestión estética si no por la connotación de enfermedad. Unos días después de la primera quimio sentí el cabello seco, crespo, tieso, me pasé un día infernal y por la tarde decidí ponerle fin a mi agonía. Tomé la maquinita y me rapé a 2 mm toda la cabeza de un trancazo, me sentía liberada llorando y barriendo todo mi tiradero.  El asunto es que el cabello se me cayó hasta 1 mes después! Por lo cual yo era la burla de todos que morían de risa pensando que en una de esas ni siquiera se me iba a caer y yo por acelerada ya me había rapado!

 

Empecé a usar una peluca que nunca pude domesticar, éramos dos unidades por separado, yo me movía por un lado y ella por el otro. Invariablemente la traía como boina, a 1 cm de las cejas, a medio cráneo, llegaba a mí casa y la colgaba en el perchero, nunca nos entendimos. Todos vivían nerviosos y me hacían todo tipo de señas para que me la acomodara. Eso sí, servía para morirnos de risa porque toda mi familia (incluido mi papá) y amigos se tomaban fotos con la peluca. ¡Un día decidí jubilarla, amarrarme trapos y olvidarme de ella!